Lunes, 28 Agosto 2017 00:47

Yogur que no es yogur, leche que no es leche, miel falsa y rallado que no es queso Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

Por las bajas ventas, la industria produce y vende cada vez más alimentos disfrazados de otros. Los simuladores.

 

El consumo cayó en junio 1,2 por ciento en los supermercados, según el último dato disponible del Indec. Es una tendencia que comenzó en 2015 y no se ha detenido. En paralelo, en los almacenes, la realidad es la misma: las ventas, en volumen, caen desde hace más de 2 años.

Si los comercios venden menos, la industria también ve que bajan sus ingresos, lo que hace que agudice el “ingenio” para sostener su rentabilidad. Las estrategias son varias: desde fuertes ofertas y envases más chicos, hasta la potenciación de segundas y terceras marcas.

Sin embargo, hay una vieja-nueva “táctica” basada en aprovechar que la gente prioriza el precio, lanzando productos baratos “disfrazados” de algo que no son, o lo son en parte. Leche que parece leche, pero que no es leche; queso rallado que parece queso, pero que no es queso; lo mismo con el yogur, la miel, la mayonesa, el aceite de oliva o el café, entre otros.

Un estudio realizado por la Universidad Argentina de la Empresa (Uade) durante agosto, que abarcó más de mil productos envasados que se venden en comercios minoristas, llegó a la conclusión de que entre el 4% y el 5% de los artículos presenta información errónea o mal declarada en los envases. El informe, publicado por el diario La Nación, dice entre las conclusiones que algunos “especulan con la ausencia de control” y otros “no cumplen con la norma de rotulado obligatorio establecida en el Código Alimentario Argentino”.

El estudio detectó, entre otros casos, “aceite de oliva” que engaña al consumidor porque está compuesto por 40% de oliva y 60% de girasol; y “miel falsa”, que se vende junto al resto de los frascos de miel, pero que en letras muy pequeñas dice que es un “alimento en base a JAF” (es jarabe de alta fructosa o azúcar, bah).

Desde el Centro de Almaceneros de Córdoba vienen denunciando este tipo de prácticas de la industria desde hace tiempo. El caso más reciente es el de la leche. O, mejor dicho, leche que parece leche, pero que no es 100% leche. Se vende bajo el formato de “alimento lácteo”.

Según datos de esa entidad, estas “leches” representan aproximadamente el 8% del total de ventas de lácteos fluidos y su crecimiento obedece, básicamente, a que cuestan hasta un 40 por ciento menos que la leche “en serio”. “Los lácteos volvieron a aumentar en julio un 10% y el consumo está en mínimos históricos; en ese marco hay que leer el crecimiento de estos productos que simulan ser leche y que la gente compra porque son más baratos”, dijo a Día a Día Vanesa Ruiz, gerente del Centro.

“Las empresas están en todo su derecho a lanzar alimentos nuevos. Están aprobados. Lo que pasa es que en algunos casos se trata de algo capcioso, porque se presentan en un formato idéntico al de otro producto y, lo que es más grave, mezclados con los ‘verdaderos’ en las mismas góndolas”, agregó la directiva.

Para Ruiz, la estrategia de las marcas es una reacción a la caída en las ventas y, sabiendo que en tiempos de crisis “manda el bolsillo”, se aprovechan.

“Algo similar pasa con los quesos rallados baratos, que casi no tienen queso y que en el packaging dicen sólo la palabra ‘rallado’, pero que nadie se da cuenta y los compra como auténticos”, advierten desde el Centro. A este producto también lo denuncia el estudio de la Uade, lo mismo que a una “falsa mayonesa”, que parece mayonesa y que se vende junto con las mayonesas “de verdad”. En ningún lado dice “mayonesa” porque tiene una cantidad de huevo menor al 5%. “Su comercialización es intencionalmente confusa”, dice el informe.

Publicidad engañosa, lisa y llana

Para Andrés Varizat, exdirector de Defensa del Consumidor de la Provincia de Córdoba y profesor de la materia “Derecho del Consumidor” en la Facultad de Derecho de la UNC, “jurídicamente hablando esto es publicidad engañosa, no hay otra interpretación”. “Es exponer las características de un producto de forma tal que se busca inducir a error”, agregó en diálogo con Día a Día.

Desde 1983, este tipo de prácticas está tipificada en la Ley de Lealtad Comercial, la 22.280, que en su artículo 5, en el apartado “Identificación de mercaderías”, dice claramente que “queda prohibido consignar en la presentación, folletos, envases, etiquetas y envoltorios, frases, descripciones, marcas o cualquier otro signo que pueda inducir a error, engaño o confusión, respecto de la naturaleza, origen, calidad, pureza, mezcla o cantidad de los frutos o productos, de sus propiedades, características, usos, condiciones de comercialización o técnicas de producción”.

También el nuevo Código Civil y Comercial lo consigna, cuando dice en el artículo 1.101 que está prohibida toda publicidad que “contenga indicaciones falsas o de tal naturaleza que induzcan o puedan inducir a error al consumidor”, y específicamente amplía: “…cuando recaigan sobre elementos esenciales del producto”.

El especialista entiende que para poder evitar esto se deberían hacer más controles y la Justicia debería actuar de oficio, sin la necesidad de esperar que alguien haga una presentación. En Defensa del Consumidor, en tanto, este tipo de denuncias prácticamente no existen en un escenario dominado por las quejas contra las telefónicas, las concesionarias y los bancos.

Día a Día intentó conocer la visión de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), recibieron la inquietud, pero no se obtuvo respuesta.

¿Leche? El caso más reciente es el de los “alimentos lácteos” que parecen ser leche, que tienen packaging con todas las características de los de la leche, que se venden juntas, pero que no son leche. Cuestan un 40% menos que la leche fluida y la mitad de las “larga vida”.

¿Yogur? La marca líder de la industria láctea argentina comercializa un yogur bebible y, al mismo tiempo, un producto que tiene todas las características de ser un yogur, pero no lo es. Chiquito dice: “Bebida a base de yogur parcialmente descremado”.

¿Café? La mayoría de las marcas dicen claramente “café” en el envase. Pero un par que se venden en la misma góndola del café, pero que en la etiqueta aclaran que se trata de “polvo para preparar infusión a base de café y jarabe de glucosa con colorante”.

¿Queso? Cada vez hay más quesos rallados que no dicen queso porque son alimento en base a pan rallado o almidón de maíz con “sabor a queso”. El informe de la Uade habla de problemas en mayonesas, miel, ketchup, aceite de oliva, entre otros.

Y por la salud ¿cómo andamos?

Según publicó Infonegocios, en el caso de la leche, “los nutricionistas coinciden en que un alimento lácteo tiene el mismo valor nutritivo de la leche, pero el primero es de menor calidad porque la proteína animal está disminuida o se complementa con otra de origen vegetal”. No alimentan de la misma manera aunque contribuyan de manera similar en el porcentaje calórico de la dieta diaria.

Visto 709 veces